Peticiones - Siembra

Confesión de Fé

DECLARACIÓN DE FE

Las Sagradas Escrituras

Creemos que Las Sagradas Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son inspirados por Dios, palabra por palabra, sin error en sus manuscritos originales, y son la revelación completa de la voluntad de Dios para salvación y vida. Son la suprema autoridad en todo asunto. (2 Tim. 3:16,17; 2 Ped. 1:20-21; Mateo 5:18; Juan 16:12-13).

La Trinidad

Creemos en un Dios, trino y uno, el cual existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo; que estos son iguales, eternamente, juntos en su ser, idénticos en su naturaleza, iguales en su poder y gloria, teniendo los mismos atributos y perfecciones (Deut. 6:4; 2 Cor. 13:14).

La Persona y Obra de Jesucristo 

Creemos que el Señor Jesucristo, eternamente verdadero Dios, llegó a ser hombre, sin dejar de ser Dios, habiendo sido concebido por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen María, para que Él revelara a Dios y redimirá al hombre pecador.(Juan 1:1,2,14; Lucas 1:35).

Creemos que el Señor Jesucristo cumplió nuestra redención por medio de su muerte en la cruz como representante, de sacrificio vicario y substituto; y que nuestra justificación está asegurada por su resurrección de entre los muertos, la cual fue literal y corporal. (Rom. 3:24-25; 1 Pedro 2:24; Efes. 1:7; 1 Pedro 1:3-5).

Creemos que el Señor Jesucristo ascendió al cielo, y ahora está exaltado a la diestra de Dios, donde, como nuestro Supremo Sacerdote, Él cumple el ministerio de Representante, Intercesor, y Abogado (Hechos 1:9-11; Hebreos 9:24; 7:25; Rom. 8:34; 1 Juan 2:1-2).

La Persona y Obra Del Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo es una persona que convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio; que Él revela a Cristo a los hombres y les da la habilidad para creer; y, que Él es el Agente sobrenatural en la obra de regeneración, bautizando cada creyente en el Cuerpo de Cristo, morando en ellos y sellándolos hasta el día de redención (Juan 16:8-11; 2 Cor. 3:6; 1 Cor. 12:12-14; Rom. 8:9; Efes. 1:13-14).

Creemos que El guía a los creyentes a toda verdad, los unge y les enseña, y que es un privilegio y un deber que todos los redimidos estén llenos del Espíritu. (Juan 16:13; 1 Juan 2:20,27; Efesios 5:18).

La Depravación Total del Hombre 

Creemos que el libro de Génesis presenta una historia precisa del origen del hombre, la caída de Adán y Eva, y por consiguiente, la entera raza humana, el diluvio universal, el llamado de Abraham, y el origen del pueblo escogido por Dios, Israel. Incluido en esto está nuestra creencia que la creación especial del universo, consistiendo de tiempo, espacio, y materia, fue cumplida en seis días literales y de veinticuatro horas cada día, como está detallado en Génesis, capítulo uno.

Creemos que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, pero a través del pecado de Adán, la raza humana cayó, y heredó una naturaleza pecaminosa, y se apartó de Dios; y, que el hombre es depravado completamente, y, por sí mismo, sin poder para sanar su condición perdida (Gen. 1:26-27; Rom. 3:22-23; 5:12; Efesios 2:1-3,12; Sal. 51; Gen 5:2).

Salvación 

Creemos que la salvación es un don de Dios y llega al hombre por la gracia y es recibida por medio de la fe personal y sincera, fe en la muerte y la resurrección del Señor Jesucristo, quien derramó su sangre preciosa en la cruz del Calvario para el perdón de nuestros pecados. (Efesios 2:8-10; 1 Cor. 15:1-5; Efesios 1:7; 1 Pedro 1:18-19).

Creemos que aunque la muerte y resurrección de Cristo es una provisión suficiente para la salvación de todo ser humano, sólo los que utilizan fe tendrán perdón de su pecado y recibirán vida eterna. Los que ejercitan tal fe son, entonces, regenerados, bautizados en Cristo, y les es otorgada toda bendición espiritual en Cristo. (1 Juan 2:2; 1 Cor 15:1-4; Efesios 2:8-9; Tito 3:5; Rom. 6:3-4; Efesios 1:3).